jueves, 7 de agosto de 2014

ALGUIEN CANTÓ UNA CANCIÓN DE CUNA


 UNA CANCIÓN  DE CUNA



Alguien cantó una canción de  cuna.

Alguien no pudo cantarla.

Pero la canción silenciada vuelve

arroró mi niño, arroró mi sol.

La canción vuelve

y los animales la habitan,

la habitan los pájaros.

Tiene un dulce racimo de leche

al alcance de la boca.



La canción trae

llaves de pan para cerrar los ojos

de los niños que se duermen solos,

brújulas húmedas para orientar sus sueños,

barquitos de papel que jadean

como los angelitos que corren carreras.

La canción trae

un hilo de sangre que se desanda

hasta romper la ausencia,

hasta arrancarle a la ausencia

su mohín de carne traficada.



Alguien cantó una canción de  cuna.

Alguien no pudo cantarla.

Pero la canción silenciada vuelve

y es tan azul, tan azul

como las contracciones de ternura

de un útero que fue motín de mariposas,

revolución de rosas vivas,

rapsodia de piedritas de colores,

andamio de pañuelos y pañales.






No hay comentarios:

Publicar un comentario