jueves, 31 de mayo de 2018

martes, 29 de mayo de 2018

II - LA SACERDOTISA



II - LA  SACERDOTISA


“No salgas fuera de ti, vuelve a ti, en el interior del hombre habita la verdad”.
Agustín de Hipona  
  

I
 Una mujer dice que sí,
dice que no,
dice que el futuro siempre está llegando
y que el pasado
se deshizo como un médano
en los dedos del viento.
  
II
En sus manos
el porvenir
es un péndulo que vacila
entre el adentro y el afuera.
En su matriz aúlla
un lobo que gira,
un esqueleto de caleidoscopio que juega
con los principios que  mienten,
con los finales que no son.



III               
El velo cae.
Los espejos adivinan
dónde termina el cuerpo,
dónde el gesto se tuerce
en una bocanada de alma.
  
IV 
La virginidad cabalga
el fuego de los tabernáculos.
Sus ojos son  llaves antiguas.
Coágulos de porvenir
en el desgarro del tiempo.
   
En el Reino de los Ciegos
ella abre el  libro donde leerá el hoy.
Pero todas las páginas están en blanco. 


Arte: "The High Priestess"

domingo, 27 de mayo de 2018

I - EL MAGO




I - EL MAGO

Él sabía lo que sabía: que el mundo real está lleno de magia, por lo que es fácil que los mundos mágicos se hagan realidad.”
Salman Rushdie

                           
 I

Una vara de fresno no mide

la profundidad del hechizo.

Su sótano se reparte en milagros.


                                             
II

La alquimia de las alas eterniza

la fragilidad del vuelo.

Él cae en la noche desde la noche

y las sombras son señales,

voluntades,  

aire en los pulmones

de los nombres muertos.



III

Las constelaciones reptan

en le mesa donde un conjuro

desata su trenza de pasto vivo.

Atragantado con flores

el  mundo

se rehace en colores.



IV

Él sale de la noche desde la noche.

Vomita un chorro de alba.

Retoma la entretela de lo posible

desde la imposibilidad del lenguaje.



V

El Universo traza un plan donde la magia

no deja ningún cabo suelto.        


      
Arte: "Il Mago", Tarot de Alexander Daniloff


jueves, 24 de mayo de 2018

EL LOCO



EL LOCO


“El de la locura y el de la cordura son dos países limítrofes, de fronteras tan imperceptibles, que nunca puedes saber con seguridad si te encuentras en el territorio de la una o en el territorio de la otra.”
Arturo Graf


I

Flota.
Es un globo rojo atropellando
la insistencia del cielo.
Una mano vestal alimenta
el hilo que lo une a la Tierra.
Pero él corta hilos y corta manos.
Es parte del aire
y se confunde
con sus eslabones transparentes.


II

Lo doméstico se desnuda
en una dentellada.
El equipaje, magro,
hace equilibrio
en la médula del día.
Imposible perderse
si el destino
es cualquier lugar.


III

La razón se deshace,
la sinrazón se abraza
al vino de la luna.
Golpes de jerez en los ojos
para no ver
más allá del resplandor
de las causas perdidas.


IV

El horizonte es ancho.
El pasado no redime.
El futuro es uno
entre tantos abanicos de temblores.
Ser libre
es desangrarse en luz.
  

V

La ecuación del vacío resuelta
en un único paso.  


Arte: "The Fool", Tarot Raider Waite Colman Smith


martes, 22 de mayo de 2018

MARTHA




MARTHA

La loca
"En todas las casas
habitará una poeta
-loca además-"
Martha Kornblith (1959 - 1997)



En toda familia habrá una loca,

una demente emergente

depósito de psicosis, neurosis,

distimias, ciclotimias,

cleptomanías, tricotilomanías

y todas esas mierdas

que inventan los psiquiatras.

En toda familia habrá una loca

cortando pedacitos de cielo

con los dientes,

ajena al mundo como un hippie

atascado en  una nube de opio.



Yo soy la loca de la familia.

Lo entendí

cuando enterré la muñeca en el jardín,

cuando escribí mi primer desgarro,

cuando faltó mi madre y no supe

en qué cajón buscar las medias.



Yo soy la loca de la familia.

Escribo poemas,

persigo cucarachas,

y me suicido.

Y, a veces,

brillo por mi ausencia.



Arte: "Martha Kornblith", Fría Aguilar


martes, 15 de mayo de 2018

EL HIJO


EL HIJO



Ella siempre lo supo:

entrabas al dolor.

A un dolor que no te pertenecía.

Deslizándote por el tobogán de sus piernas

como un delfín rubio.



Pequeña ciruela agridulce

de puertas cerradas

caíste en picada cerca del árbol,

un mancha de amor

al pie de la letra.

La cueva se había tragado

el orgullo victoriano

de las flores y los candelabros.

La última rosa cocinaba en el horno

su roja quietud

y vos tirabas piedritas

contra la ventana

de una casa muerta.



(El bebé en el establo.

La ciruela agusanada respirando.

Escupiendo la papilla mientras el padre llora

y todos decimos así o asá

porque es fácil incubar huevos ajenos,

tender camas ajenas,

sobreactuar los poemas de otro).



En tu memoria de animal amputado

se agitaba

una melena de algas crepitantes.

No era el fuego.

Era el mar

y te llamaba.



Era el mar

abriéndote las ventanas

de la casa muerta,

y ella parpadeando como un lagarto de sol,

tus mismos ojos verdes.



sábado, 12 de mayo de 2018

DELFINA



DELFINA

Sola
“Morir pequeñas veces
no tiene sentido.”
Delfina Tiscornia (1966 – 1996)


Con un cerrojo de sangre

cegar el mundo.

Con un hilo de arañas

embebidas en mí

tejer el salto.

Cortar el pensamiento

con una navaja de pájaros.


Yo también quiero

cerrar de un portazo mi cuerpo

y jugar sola.


miércoles, 9 de mayo de 2018

AMELIA



AMELIA

El monstruo

“La santidad de los santos padres era algo tan
mudable que yo decidí apartar cualquier duda
de mi cabeza por desgracia demasiado clara y dar
el salto hacia un adiós aún más arriesgado.”
Amelia Roselli (1930 – 1996)


Fue el fascismo,

fue la huida,

fue el trotar el mundo

arrastrando

un hatajo de lenguas.



Fue la volátil santidad del cosmos,

la rima de los muertos y la tierra,

la gramática de la desolación.

Fueron las riendas desbocadas,

la mudable presencia de los camaleones,

la quietud de los elefantes muertos.

Fue el ejército

que no pude enfrentar,

el descontento de las piernas,

los azulejos en desorden.



Fue el amor,

fue el desamor,

fue el fascismo,

fue la huida.

Huir y estar siempre

en el mismo lugar de desamparo.



Fui yo.

El monstruo fui yo.

Inexplicable como un día de verano.



Coqueteando desde mi infierno

con la gula de las ventanas.




Arte: "Amelia Roselli", Stefania Morgante