miércoles, 6 de junio de 2012

PAÍS DE OCTUBRE


PAÍS DE OCTUBRE

A Ray Bradbury

“Miró únicamente el desierto vacío y las brillantísimas estrellas que aparecían ahora en el cielo negro, y a lo lejos se oyó el ruido creciente del viento y de las aguas frías que se agitaban en los largos canales. Cerró los ojos, estremeciéndose.
-Sí -dijo-, mañana me sentiré mejor.”
Ray Bradbury



Ayer fue mañana.

Marte, una bola roja

reventando la sangre

-Fobos y Deimos

no caminaban

la faringe como piedras,

eran celadores quietos,

otras lunas para arañar

porque una no alcanzaba-.



Ayer fueron los niños

que supiste o que improvisaste.

La feria de tinieblas.

Las vueltas.

Vuelta atrás y la dulce ignorancia

de no haber sido nunca.

Vuelta adelante y un puñado de huesos.

Lo poco.

Nadie se salva de esas vueltas,

tus vueltas,

las nuestras.



El País de Octubre.

Mucho después de medianoche

y medianoche para siempre.



Ayer fue trato o truco.

Muertos pobres

sin costearse la tierra.

Y ese cementerio para lunáticos

donde enterré algunas de mis cosas.

Y desenterré otras.

Había que vivir.

Y esas cosas vivían.



Ayer fue Poe incinerado.

Nada tan subversivo

como la muerte escrita.

Nada tan sedicioso

como los mendigos irlandeses

que se caen de los puentes.

Nada tan feroz como extender la mano

y que el otro no sepa.



El País de Octubre.

Mucho después de medianoche

y medianoche para siempre.



Hoy sos vos.

El de las sombras verdes que acaricio

cuando la vuelta es para atrás.

Pero no tanto.

El que me dijo que más allá de la niñez

para siempre es otoño

Que la melancolía se detiene con carne

y no sucede

una dicotomía entre Dios y la Ciencia

Todo es cuestión de encastrar correctamente

las piezas de la vida.

Después de todo,

para eso se inventó la poesía.



Hoy sos vos.

Diciéndome algo que supiste

por mago o por anciano:

la muerte es un asunto solitario.

Siempre.

Aunque haya alguien sosteniendo la boca.



Es un consuelo, Ray.

Es un consuelo enorme.

Es una paz tan suave

como tu País de Octubre.



Gracias.





Arte: "From The Dust Returned", John Randall York 



No hay comentarios:

Publicar un comentario