viernes, 11 de marzo de 2016

CHIARA


CHIARA

"Hay que mirar los niños en la flor de la muerte floreciendo, 

luz untada en los pétalos nocturnos de la muerte."
Jaime Sabines


Ella era

la fácil desnudez de la inocencia

poniendo un pie afuera de la infancia.

La carne jugando a ser deseo.

La piel agradeciendo

la plegaria del aire.



Soñaba que el amor

era nadar a contramuerte.



Soñaba que el amor.



No presagió una danza inmóvil

de tendones marchitos.

No calculó el culto a la ceniza,

la mentira,

la mordedura opaca

de las segundas intenciones.



Ella no supo el primer golpe hasta que el miedo

le degolló los pájaros del alma.



Ella era

el paladar del sol

desordenando el cuerpo.

Blandiendo dientes como jazmines blancos.

Enarbolando piernas.

Hoy es, apenas,

una pequeña estatua de clausura.

Las vértebras de azúcar diluidas en nada,

los ojos empapados de intemperie.



¿O son lágrimas?




¿O es sangre?




Chiara Páez desapareció  el 10 de mayo de 2015 a la madrugada en la localidad santafesina de Rufino. Su cadáver fue hallado horas más tarde, enterrado  en el patio de la casa de su novio de 16 años, quien confesó el crimen y fue detenido junto a su madre y su padrastro. Chiara tenía 14 años y estaba embarazada.



Del poemario "Interrumpidas" Edición ampliada, Acercándonos Ediciones (2015)


No hay comentarios:

Publicar un comentario