sábado, 23 de enero de 2016

LOS POEMAS QUE NO TE ESCRIBÍ


LOS POEMAS QUE NO TE ESCRIBÍ


Los poemas que no te escribí

se alejan
como palomas de humo.
Se caen de mis manos,
de mi boca,
de mi sexo hambriento.
Los pierdo
como un árbol que pierde sus hojas.
Sin pesar.
Sin conciencia.
Los poemas que no te escribí

dejaron de dolerme,
de escocerme, de minarme.
Dejaron de ser mis llagas.
Ellos te definían:
amor, amor,
animal terrestre,
animal celeste,
brújula carnal para navegar
mi desnudez más luminosa.
Ellos me definían:
el don de la ingenuidad.


Los poemas que no te escribí
se alejan
como te alejás vos.
Entonces cierro las piernas
y sé que cierro
un libro lleno de historias maravillosas.
Nuestro cuento no fue un cuento de Andersen
(ni siquiera puedo recordarte
con una tristeza limpia).
No soy una bailarina de papel
(hace tanto tiempo que no soy una bailarina de papel).
Soy una mujer confusa  y algo miope,
una mujer madura
(aunque conserve mis manos de hada
y pretenda que los poemas que te escribí
hayan valido la pena,
e insista para que seas ése a quien yo quería
y no éste,
tan trivial, tan ajeno,
tan desatendido de mis constelaciones).



Arte: Zurab Martiashvili



2 comentarios:

  1. Hermoso poema. Raquel, siempre hay poemas que no escribimos que revolotean a nuestro alrededor!!

    ResponderEliminar