martes, 27 de agosto de 2013

ROSANA


ROSANA



Extendimos mil veces el mapa de los años

y marcamos la ruta.


Así iba a ser nuestro camino:


un panal, una fiesta.


Y por fin el reposo,


la cosecha cumplida.




Entonces era el tiempo de volar


sobre cruces y crucificados.


La muerte pasaba sin tocarnos.


Y eras tan hermosa.


Legible en el rumor de tus pestañas.


Azul de transparencia.


Entonces hacíamos recuerdos.


Ahora recordamos.




Yo no sé cuántas veces soñó el viento


con despeinar tus manos.


Yo no sé cuánta sed hubo en tus pasos.


Las mariposas también tiemblan de sed


y no se cansan de escribir el verano.




Extendimos mil veces el mapa de los años

y marcamos la ruta.

El diagrama del tiempo

se pronunció con lágrimas,

con cerrojos sin puertas,

con algunas cosechas malogradas.

Pero seguís hermosa.

Legible, azul de transparencia.

Sin el sabor acongojado de la lluvia.

Con la imprudencia casi milagrosa

de llamarme hermana.





Poema publicado en la Antología Poética "Siete versos, un lírico", Editorial 3+1 (2011) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario