martes, 29 de noviembre de 2011

CHAU, DOCTOR


CHAU, DOCTOR 

A Dante

“Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo”
Alejandra Pizarnik

  

En mi mundo, 

siempre patas para arriba, 

el pájaro se ha vuelto jaula.

Yo no tengo el poema; 

yo tengo una ola gris que me transcurre 

como la cabellera de una muchacha ahogada 

(“esa” muchacha ahogada, 

la” muchacha ahogada, 

yo” muchacha ahogada) 

mientras un testigo falso jura 

que no son las algas 

las que se enredan en mis pequeñas zapatillas 

de bailarina idiota.

Cuesta tanto aprender a nombrar la sombra 

(porque la sombra se disfraza de innombrable 

y no te quiere entera, 

no te quiere hembra, 

te quiere muñeca de porcelana rota, 

boquita fruncida, 

vagina tapiada/clausurada/muda, 

ojitos ciegos).  



Cuesta tanto abrir una ventana 

en la memoria, 

abrir una ventana en la llaga,

abrir una ventana en el reclamo del cuerpo. 



Ahora, 

las ventanas se cierran. 

El pájaro se ha vuelto jaula. 

No hay un papá que ablande los recuerdos 

y mi infancia corre 

peligro de ausencia. 



Ahora, 

hay que pensar en abrir otras ventanas, 

emplumar otros pájaros, 

arrastrar la herida hacia otro hospital de campaña. 



Pero no sé. No sé. 



No puedo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario