viernes, 2 de octubre de 2015

CRUCES DE COLOR ROSA


CRUCES DE COLOR ROSA


Camino entre cruces de color rosa

doliéndome, doliéndote.

Llevo la boca rota,

los ojos rubricados con sombras,

las rodillas untadas con mariposas muertas.

Llevo el pelo enredado,

el ombligo lloroso,

la vagina  cosida con agujas de miedo.

Recuerdo, algunas veces,

que yo fui una mujer

(morena como un puerto de sol a mediodía)

y también fui un cordero

(balando mis llagas de hostias mustias

a ras del sacrificio).



Camino entre cruces de color rosa.

Me pregunto qué soy.

¿Mujer? ¿Cordero?

Me pregunto quién soy.

¿Soy Lupita buscando la ruta de regreso

al olor de mis hijos?

¿Soy Bárbara tanteando la orilla de la paz

para lavar mi horror en su blancura?

¿Soy Esmeralda hamacando los recuerdos

en la sonrisa extinta de mi madre?

¿Soy la desconocida  a la que el odio

le arrebató hasta el nombre?



Las cruces se expanden  día a día

como un tumor rosado.

Yo sigo probándome

memorias  trajinadas por hormigas,

calaveras amargas,

olores  insidiosos que compilan la muerte.



Creo saber quién soy.

Creo que yo soy todas.




Poema seleccionado para integrar la Antología  Poemas Ciudad Juárez IV (2016)



Los feminicidios en Ciudad Juárez y las muertas de Juárez son dos expresiones que hacen referencia a la suma de feminicidios y asesinatos de mujeres que se vienen cometiendo en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua, México, al menos desde enero de 1993. El número estimado de mujeres asesinadas hasta el año 2012 asciende a más de 700. Por lo general las víctimas son mujeres jóvenes y adolescentes de entre 15 y 25 años de edad, de escasos recursos, que han debido abandonar sus estudios secundarios para comenzar a trabajar. Antes de ser asesinadas, suelen ser violadas y torturadas.
Tanto la policía como los funcionarios del gobierno mexicano han sido acusados de responder con indiferencia a los feminicidios, así como de exhibir altos grados de tolerancia ante los crímenes, investigar los casos de modo inadecuado y negligente, y  no realizar campañas de prevención  ni proteger a las mujeres de la violencia.  





4 comentarios:

  1. Las preguntas se suceden porque no hay respuestas, porque si son rosas las cruces, no dejan de ser rosas.Clamor de Raquel, incansable para las mujeres ausentes, no por obra de la vida, sino de la Muerte.
    Flicitaciones, poeta por tu perseverante grito. Es para todas.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marita, por tus palabras siempre tan generosas. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Felicitaciones, Raquel. Nunca dejes de honrarlas!

    ResponderEliminar