lunes, 3 de septiembre de 2012

PRESENTACIÓN "RETROSPECTIVA"



PRESENTACIÓN  "RETROSPECTIVA"

1º DE SETIEMBRE DE 2012

TEATRO LUZ Y FUERZA

Imagino que un artista plástico, cuando se plantea hacer una retrospectiva, se detiene a pensar y ver qué cuadros representan cada tiempo, cada momento en su creación. Se dice que el artista tiene una sensibilidad distinta, más profunda, un vislumbre de las cosas invisibles. Mónica lleva muy bien puesto el nombre de artista. Como un acto inconciente ella supo qué cuadros tenían que formar parte de esta exposición.
Mas allá de los títulos, que son sugerentes, cada obra en su decir nos habla de la experiencia, de lo vivido. En las palabras de Mónica, que nos comparte en el catálogo, se transparenta ese hilo conductor que va haciendo la unidad en esta Retrospectiva.
La obra se va descubriendo por sí sola. Cuando uno va recorriendo el camino que la artista nos propone, se puede tocar la urgencia del lienzo en blanco que necesita ser poblado de palabras y silencios, en sus colores, se puede traspasar y acariciar el sonido de esa “serenidad” primogénita; se puede alcanzar y abrazar “el sueño”. El color sigue avanzando, con fuerza, con desvelo.
Aquí me detengo un momento, Mónica se hace una con la obra. La obra va creciendo en intensidad. La presencia de la imagen y el color se van haciendo cada vez más fuertes. Uno puede percibir en cada cuadro, cada movimiento del color, como el viento, a veces calmo, otras veces huracanado. Esa intensidad toca y traspasa. Como todo artista que lleva puesto bien ese nombre, Mónica define en su obra la vida misma.
Llegando al final, ella nos lleva allá abajo, a la hondura, adonde uno se descubre tal cual es. Casi siempre se necesita de un “paisaje solitario” para llegar a ese descubrimiento. Desde allí, estos “Dos tiempos”, caminando hoy en la esperanza, en la esperanza del lienzo en blanco que ya no pide a gritos ser poblado de colores, simplemente espera en una serenidad nueva el canto de un lenguaje nuevo que acontece en este presente.

CLAUDIA VÁZQUEZ, POETA Y COFUNDADORA DEL CENTRO CULTURAL ALEJANDRA PIZARNIK

En lo profundo y en medio de impresiones, aparece la serenidad que trae el sueño. Allí, en el ulelem, el desgarro rodeado de textura y color, descubre la manipulación. De pronto la poesía instrumentada por las sombras abre un camino, una geografía imaginaria, un paisaje, y el vacío parece desvanecer. La búsqueda en medio de los soplos de dolor provoca movimientos en el alma que me llevan a la reflexión y me muestran nuevos caminos, y ese paisaje solitario genera dos tiempos, el pasado y el futuro en mi vida. El presente es el AQUÍ Y AHORA.

MÓNICA PORTO, ARTISTA PLÁSTICA Y COFUNDADORA DEL CENTRO CULTURAL ALEJANDRA PIZARNIK


No hay comentarios:

Publicar un comentario