domingo, 27 de agosto de 2017

SI DESAPARECIERA MI HIJO


SI DESAPARECIERA MI HIJO


Si desapareciera mi hijo,

¿dónde lo buscaría?

Si desapareciera mi hijo,

blanco, negro, qom, mapuche,

hippie, punk,

judío, cristiano, rastafari, ateo,

seminarista, estudiante,

obrero, músico, poeta,

pajarito que comió de mi mano,

pajarito que me cantó las cuarenta

cuando quise ponerle llave al nido,

¿dónde lo buscaría?

Si desapareciera mi hijo,

si abriera la puerta de su cuarto por la mañana

y no encontrara su desorden,

su olor,

el eco de sus dedos revoloteando

sobre las cuerdas de todas las canciones,

¿dónde lo buscaría?

Si desapareciera mi hijo

y mi útero mugiera como un barco herido,

y el miedo temblara en sus mástiles de sangre,

y lloviera,

¿dónde lo buscaría?

Si desapareciera mi hijo y muchos preguntaran por él

y vos no preguntaras,

y me dijeras que algo habrá hecho

o que se escondió para joderlos a vos

y a tu mundito de revista Billiken,

¿dónde buscaría eso que muchos insistimos

en llamar memoria?




Arte: Santiago MaldonadoDaniel Pito Campos




6 comentarios:

  1. El poema encarna la angustia más honda. Tenía razón Fontanarrosa, con el lennguaje, "desaparecido" es verdaderamente una mala palabra.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Marita. Una palabra atroz. Te abrazo con el alma.

      Eliminar
  2. moriría buscándolo como el papa de María Cash

    ResponderEliminar
  3. Gracias Raquel Graciela Fernández. Conmovedora tu poesía.

    ResponderEliminar