sábado, 16 de abril de 2016

ENVIDIA


ENVIDIA


Si te dijera que envidio tu dolor

no me creerías.

Me mirarías como si estuviese loca.

Como si mi cordura,

esa  fina soga de palabras sacadas del peor libo de autoayuda

donde cada noche cuelgo a secar pájaros,

por fin hubiera perdido la batalla.



(Te envidio porque mis pájaros están empapados

con la saliva de los besos que no di y que no me dieron,

con las lágrimas que no lloré abrazada a la almohada,

con el perfume que no me puse para correr a los brazos de quién.



Te envidio  porque los poemas que una escribe

cuando no está enamorada no le gustan a las chicas como vos,

ni a las señoras que remojan su rutina en pasiones turcas

más baratas que la de Antonio Gala,

ni a mi mamá,

ni a los jurados de los concursos de poesía,

por lo menos a los de la SADE).



Si te dijera que envidio tu dolor,

no me creerías.

Incluso me odiarías un poco.

Vos sufriendo y yo

jactándome de que mi corazón

cruzó una línea de la que no se vuelve.

Una línea de hojas  arrugadas en mi jardín,

de mariposas desabrochadas del vuelo en el porche de la casita

donde juego a ser la tatarabuela de Barbie,

de cucharas y cucharones muertos

en el orden aterrador de mi cocina.

Así que no te lo voy a decir.

Ni ahora ni nunca.



Para que no sepas que después viene lo peor,

vienen los años con su estúpido bullying,

y todo se convierte en el Armagedón de los sentidos,

en  un agujero negro que se traga la fosforescencia del sexo,

en un kilo de milanesas de peceto cortadas finitas.

En la desazón de no tener nada para hacer

un viernes a la noche.

Ni siquiera llorar abrazada a la almohada.



Ni siquiera llorar.




Arte: Mylene Farmer, Peter Lindbergh


2 comentarios:

  1. El dolor por haber vivido es menos cruel que el de haber omitido en la vida. Un lenguaje poético, logrado en todos los versos."... cordura/esa fina soga de palabras sacadas del peor libro de autoayuda..". ( Ni siquiera quedaron libres los concursos literarios de la SAde, ja)
    Felicitaciones, Raquel.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaj. Creo que si no me salva la poesía me va a salvar la ironía (convengamos que algunos jurados de SADE están un poco apolillados, algunos, no todos). Gracias, Marita. Beso grande.

      Eliminar