domingo, 30 de noviembre de 2014

HIJO (Serie Hospital)


HIJO



I

Infancia anciana zurcida

por un hilo de luto.

Ojos que se van

detrás de los caballos, los perros,

las hormigas.

Para no ver la herida.



II

Algo quebró

el espinazo  incendiario del verano,

la apurada consumación del trigo.

Algo pintó

un desolado gesto de frutos malogrados

en la cintura endeble del manzano.

La niñez es un pájaro.

Y tiembla.



III

La sangre

salta entre amuletos y verbos gastados

como un conejo escarlata.

La sangre golpea puertas

que no se abrirán nunca.

La sangre ruge como el mar

y se detiene

cuando la  rasga el crepúsculo.



IV

Piedad.

Las manos del mundo acariciando

la cabeza que estrena

su proa de abismos,

su jardín arrodillado en los rincones,

su álbum de animales que agonizan.



V

A papá sacámelo del cielo.

A papá traémelo de vuelta.

A papá decímelo despacito en el oído

antes de dormirme

como una oración o como un cuento

donde la Muerte no existe.





4º Premio 33º Concurso de Poemas Fiesta Anual de la Poesía “Plaza de los Poetas José Pedroni”, Asociación de Arte y Cultura de Acebal “Capital Provincial de la Poesía” y Ministerio de Innovación y Cultura  de  la Provincia  de  Santa  Fe, Acebal, Santa Fe (2014)

Poema publicado en la Revista "Palabras Diversas" Nº 51



2 comentarios:

  1. Qué bien llamas, Raquel, esa " infancia anciana", esa fragilidad, es " imposible" inimaginable, pero que es real, existe. No hay idioma para expresarlo, por eso el lenguaje poético logra entrar en ese abismo. Maravillosa sensibilidad. Leí tu comentario sobre un niño de Pehuajó. que tengas un buen finde.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marita, este niño me conmovió tanto, me vi a mí y a mis hermanos estrenando orfandad. Gracias por pasar. Un abrazo enorme.

      Eliminar