sábado, 20 de abril de 2013

VILLA 31


VILLA 31



El sol amontona escombros.

Imparte

su quemadura incurable,

su hechizo del polen.

su retal palomas incendiadas.



Al borde del musgo y el rocío,

del polvo que se imprime

en el esqueleto del día,

el libre albedrío de un perro

se bebe una caricia perdida.



Una pelota,

una botella de cerveza a destiempo,

el grito de una madre.

Aquello que es mi barrio se desliza

en el labio celeste del verano.

Se descalza en los charcos.

Se sube a los carros y a los besos.

Aprende de memoria cada gesto,

cada pulsión de hambre.



Un curita rubio

le pide a Dios

el pan nuestro que nos roban.

Los demás,

entre mate y mate,

dialogamos con los pájaros.




 Arte: "Buenos Aires, Villa 31", Cecilia Koppmann

2º Premio "Juegos Florales de Verano 2013 -Mis Escritos", Ediciones Mis Escritos, Ciudad de Buenos Aires (2013)


2 comentarios:

  1. villa 31 las hay en cada punto del planeta
    y la fiesta de otros sigue sin inmutarse siquiera
    rueda el mundo sin freno
    y con él , rodamos todos

    abrazos y energías
    los pájaros saben !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, lamentablemente la fiesta de pocos es lo que pagan muchos. Nosotras tenemos la palabra para acariciar a esos tantos. Es un privilegio
      Gracias por pasar! Un beso grande!

      Eliminar