domingo, 26 de julio de 2015

ESPOSA (Serie Hospital)


ESPOSA

I
Una mueca de agobio,
de dolor que se duele en el otro,
de toda la vida de tu mano
y no quiero soltarte.
Una mueca extraviada
de viudez en ciernes.

II
Sonríe
(sin querer, sin poder).
Ofrece el piadoso ritual de la palabra
para sobornar la queja,
para hacer infinitas
las formas finitas del recuerdo,
para  apuntalar un cuerpo
que se deshace
como un nudo de viento.

III
No hay labios para apretar el beso,
no hay verano
para exaltar la unción de las abejas.
Hay otra mujer respirando en él
(una virgen de cera,
una santa con la boca llena de flores,
una loba de sombra que reclama
la posesión de la carne que se agota).

IV
Ella lo toca
cuando toca su costado.
Él es la herida.

V
Llueven azahares en la boca
de la que se recuerda
desnuda, germinada,
casi un violín de luz cicatrizando
la llaga oscura del silencio.
Llueven azahares y ellas los recoge:
gasas, pañales, sábanas, algodones.
Blanco que aúlla
en la ribera infinita de su muerto.

  
Poema publicado en la Revista "Palabras Diversas" Nº 51

No hay comentarios:

Publicar un comentario