lunes, 20 de octubre de 2014

CECILIA


CECILIA


“Yo no miro nunca el interior de los cantos. Siempre, en el fondo, hay una reina muerta.”
Alejandra Pizarnik

  
La Muerte canta. 
Canta una canción engrisada, 
una canción de pavor y muros, 
una canción de reinas y reyes que le arrojan piedras a la luna. 
Piedras como lágrimas,
 piedras como pecados como besos como cruces. 
Como presentimientos.
 Canta en los bordes de un pájaro invisible 
encadenado por el viento, 
en el primer eslabón de la tormenta que no llega. 
  
La Muerte canta. 
Canta con una daga de infancia hincada en la memoria. 
Yo desmigo pasillos. 
No sé si me gusta la noche. 
No sé si me gusta este espejo vacío de gestos 
donde me reconozco 
tan reina como cualquiera. 
Tan loca como cualquiera. 
No sé si mañana alguien encontrará mi nombre 
reptando en la basura. 
Porque la Muerte canta. 
Canta para mí. 
Y la unción de las criaturas que se asilan 
en su garganta ávida 
hacen de mi rostro 
el perfume amado de lo desaparecido.



Cecilia Giubileo fue vista por última vez la noche del 16 de junio de 1985 en la Colonia Open Door de Luján, Buenos Aires, donde se desempeñaba como médica. A partir de ese momento, se tejieron muchas hipótesis relacionadas con su desaparición, que incluyeron desde ritos satánicos hasta tráfico de órganos y de personas. Lo cierto es que nunca se supo nada más de Cecilia y que nadie fue acusado por su desaparición.



Del poemario "Interrumpidas", Publicaciones Entre Líneas (2014) 


Gran Premio Primer Concurso Internacional de Poesía “La palabra de mi voz”, Publicaciones Entre Líneas, Miami, EEUU (2014)


No hay comentarios:

Publicar un comentario