sábado, 14 de julio de 2012

LA PUERTA AZUL



LA PUERTA AZUL 

“Un pájaro muerto llamado azul.”
Alejandra Pizarnik


I

Hay una puerta azul

y en esa puerta

tu mano trazó un ojo

para velarte solo.

Ningún encuentro

en las hojas que danzan.

Hay pequeñas flores en la memoria

pero no bastan

para repatriar tu jardín.



II

La puerta azul transita un rumor,

una convulsión de seda.

El sudor se anticipa

de nido en nido

para golpear

lo que queda de tus manos.

Un ramo de viento

se abandona en el umbral.

La ausencia tiene

los delicados pies de una novia.



III

La puerta azul es una máscara.

Detrás está tu rostro.

Cuántos gestos

para aterirme en la noche.

Cuánta carne

multiplicando insectos.

Lo que está abajo

debe permanecer abajo.

La puerta azul es una lápida.



IV

Abro y cierro la puerta.

Un acto de inocencia

para lavar

la mortandad de las sombras.

Ingenuamente

te tallo en la cadencia de un pájaro.

Para que migres

con las voces del alba.

Para que alcances el verano

que se rompió en setiembre.




Arte: V. Mayans

Del poemario "Hermano", El Mensú Ediciones, 2011

Poema publicado en la Revista Gealittera Nº 12



2 comentarios:

  1. Un manojo de recuerdo azulados borda el camino de este misterioso poema. Abraos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía estoy lidiando con mis recuerdos. Hay heridas que no cierran. Un abrazo!

      Eliminar