domingo, 17 de abril de 2011

POEMA INNECESARIO

 
POEMA INNECESARIO



Hice el amor toda la noche.

Con vos

que estás tan muerto

como quisieron mi espanto y mi capricho.

Aunque inspires y expires.

Aunque reordenes cada día

las raíces y el agua.

Para empezar de nuevo.

Para colgarte al hombro

una vida de sal o de madera.

Una vida que no puedo

tocar en la vigilia.



Yo puse el océano

entre tus pies y mi casa.

Yo te apaleé hasta verte mi enemigo.

Algo estaba roto en mi cabeza.

Asesinarte era tan urgente

como abrirme de piernas y obligarte a llenarme.

Una vasija hendida.

Nunca fue suficiente.



Hice el amor toda la noche.

Con vos

que ni siquiera preguntaste

por quién doblaban las campanas.

Fue lento y suave.

Fue una cursilería.

Casi como caminar entre algodones.



Yo puse el dolor

entre tu boca y mi nombre.

Mi cuerpo fue un río lleno de ahogados.

Tuve el deber de arrastrarte entre cadáveres.

Pero alguna vez hicimos el amor así, supongo.

Tan lento, tan suave, tan cursi.

Antes de que te arrancara los ojos.

Antes que malpisara el jardín del aire.



Hace años que dejé de llorarte.

Y ya sé lo innecesario que es decirte

que de verdad te amaba.




Arte: "Summer Blue", Stacey Ann Borg

Mención Especial Poesía Concurso Internacional de Poesía y Cuento “La Luciérnaga Online 2011”, La Luciérnaga Online y La Luciérnaga Online Publications, Los Ángeles, California, EE. UU. (2011)

Poema publicado en el e-book Raquel Fernández - Selección de Poemas , Biblioteca de las Grandes Naciones


4 comentarios:

  1. Cuando el amor se convierte, inexorablemente en una cicatríz. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Raquel sigues jugándote la vida en cada poema...ahora el amor.
    Mi admiración.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar