martes, 1 de octubre de 2013

RENZO


RENZO

"Morir es encenderse bocabajo
hacia el humo y el hueso y la caliza
y hacerse tierra y tierra con trabajo."
Jaime Sabines

  
Ni la anunciación de la palabra

ni la historia del fuego.

Sólo una antorcha de piel que se apaga

antes de arder con la fuerza

de las constelaciones.

Sólo la gris infección del asfalto

supurando

su elenco de imposibilidades.

Mendrugos de sangre obstinándose

en el hambre de una madre sola.



(En la caja de la noche la madre guarda

el dolor gozoso del parto,

la epifanía del primer vagido,

juguetes, perros, lápices, rodillas raspadas,

unos jeans gastados, un piano,

dieciocho veranos hilvanados con celo,

dieciocho velas para estrenar la vida,

alguna desnudez que ella no supo).



Ni la anunciación de la palabra

ni la historia del fuego.

Nada que vaya a cambiar

el rumbo de las cosas.

Sólo un golpe de muerte y el alivio cruel

de que sea el hijo de otra.

Sólo cinco minutos de tragedia

en el noticiero de la tarde.

Mañana va a salir el sol

como todos los días.





Renzo Casali fue atropellado el domingo 29 de setiembre de 2013 por  Juan José Molina, quien manejaba alcoholizado, y falleció luego de sufrir "muerte cerebral" ocasionada por el impacto. En el momento del accidente Renzo, que tenía 18 años, estaba en la provincia de Mendoza disfrutando de su viaje de egresados con sus compañeros del Bachillerato de Bellas Artes de La Plata.


  

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Albany, me causó muchísimo dolor la muerte de Renzo! Vi a mi hijo en él! Pobre criatura.

      Eliminar
  2. podría ser mi hijo y es muy triste y da rabia que las campañas de prevención de accidentes de tránsito no den frutos y veamos a tantos boludos arriba de autos manejando irresponsablemente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Argentina tenemos un problema muy, muy serio. La mayor causa de muerte entre los jóvenes son los accidentes de tránsito. Ojalá todos tomáramos conciencia de que la imprudencia y la locura sólo provocan dolor y que el peso de la ley caiga sobre los inconscientes. Un abrazo.

      Eliminar