lunes, 12 de noviembre de 2012

PRÓLOGO DE "TODOS LOS HOMBRES QUE ME AMARON"




TODOS LOS HOMBRES QUE ME AMARON


PRÓLOGO


Había una vez una niña mujer que amaba a Janis Joplin, Alejandra Pizarnik y Amy Winehouse.

Es una niña maga, que nunca crece porque gusta de seguir dando vueltas en calesita comiendo algodón de azúcar.

Pero hete aquí que esa niña mujer, a quien llamo orgullosamente  amiga, me pidió que le escriba un prólogo para su poemario "Todos los hombres que me amaron".

¡Vaya! Menuda tarea, tenía que ser para ayer porque ya estaba en edición...

Dicen que la poesía nació para que la muerte no tenga la última palabra. Esta antología tiene los alcances y los límites de haber sido elaborada desde el amor que siente por la poesía libre. Lo ha hecho con todo el respeto que merecen colegas y amigos que recorren el mismo camino.

Este libro es una incitación a pensar, reflexionar y disfrutar mediante instrumentos diferentes: ...el poema,  al que siente como un disparador del pensamiento.

He aquí un libro de amores pequeños: de esos que nacieron un día y se deshicieron sin que ninguna hecatombe viniera a ponerles término. En este libro se reúnen todos esos amores, los que se acabaron, los que prometieron mucho más de lo que dieron, los que se imaginaban a sabiendas de que nunca cobrarían cuerpo, los que no pudieron ser, o los que ya no podrán ser, porque los amores, como las horas, están contados.

"Se ha dicho que el poeta es el gran terapeuta. En ese sentido, el quehacer poético implicaría exorcizar, conjurar y, además, reparar. Escribir un poema es reparar la herida fundamental, la desgarradura. Porque todos estamos heridos." - Alejandra Pizarnik


Susana Krimer, Profesora de Práctica de la Enseñanza, Licenciada en Investigación Educativa

Mi Rincón

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario