sábado, 10 de noviembre de 2012

LUNA PERDIDA



LUNA PERDIDA



Pleno, sortílego, perenne,

ese hombre me supo.

Se deslizó por mi sed como un cuchillo,

como un violín profeta.

Multiplicó el fuego genital que se propaga

con las leyes del alba.

Él se afiló sus uñas en mi espalda

y  yo arrojé mi ojos a su paso,

le di mi duda anclada en enjambres de lluvia,

mi flecha de claveles.

Ese hombre se obligó

a dejar una huella

cuando se hirió en mi herida.

Pero no supo bailar con el dolor,

no resistió

publicar sus entrañas

(así es como se pierde la luna).



Fuimos pan amasado con harinas gemelas

y ahora somos nada.



Arte: "The Sun & The Moon", Liza Paizis

Del poemario "Todos los hombres que me amaron",  Ediciones Literarte, 2012  



2 comentarios:

  1. Qué bueno Raquel, un ay por ese hombre que perdió sus lunas,y un bravo por vos que escribiste este poema...abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosa Lía! Es un placer enorme tenerte por acá. Beso grande.

      Eliminar