martes, 14 de agosto de 2018

SI VOLVIERA



SI VOLVIERA 


“Lo mejor es creer que pasó todo
como debía”.
José Emilio Pacheco


Si volviera alguna vez al camino andado
me detendría en ciertas bellezas que pasaron desapercibidas:
los ojos de mi padre, tan parecidos a los míos,
mi ombligo plantando bandera en la efervescencia de la bikini roja
que heredé de mi hermana,
Adriana lavándose el pelo en la pileta del patio
de su vieja casa de Lanús.

Si volviera
demoraría mi  vuelo en los olores:
la colonia “Coqueterías”,
el tuco de mi abuela,
los azucenas de mis quince,
la cabeza de mi hijo recién parido.

Le sonreiría a la profesora de francés
que me obligaba a lavarme la cara cada mañana
cuando iba a la escuela con los ojos pintados,
al cura que me echó de la iglesia porque salía con un hombre casado,
a las vecinas que murmuraban al verme pasar
hamacando mi embarazo flojo de papeles,
a las amigas que dejaron de quererme.

Le sonreiría a la Muerte:
ningún aguijón de dolor
impidió que la carpa del circo
se instalara en mi piel cada verano.
Nada se llevó al final,
nada.
Todo lo guardo y lo revivo
en el ritual sombrío y claro
de abrir el corazón y derrochar
girasoles y juguetes.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario