viernes, 13 de abril de 2018

HERMANOS


HERMANOS


Cuando yo miraba la luna

en esa otra vida que es la infancia

abrían un párpado de sangre recíproca en mis ojos

y brillaban.

Había también un eco de sus pequeños llantos

en los vapores del verano.

Ella tenía los gestos

parecidos a los míos,

el pelo suave.

Él era callado.

Recordaba cosas que no habían sucedido nunca.



Cuando yo jugaba en la arena

me acercaban el mar

 y los escuchaba en

en el piar de los caracoles azules.

Viudos del aire me rondaban.

Toqué sus bocas tantas veces

cuando toqué el silencio.

En el útero de mi madre

todavía están escritos sus nombres.



Ella, que no era yo,

aunque alguna vez se probó mis muñecas.

Él, tan  callado.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario