miércoles, 30 de agosto de 2017

AGRIETADOS


AGRIETADOS

Vos te parás de ese lado.
Yo me paro de este.
Vos decís un hippie menos.
Yo pienso en la madre de Santiago
oliendo ausencia.
Vos te reís de los poemas express
que sangran por la herida.
Yo escribo como si estuviera en trance
y pienso en Ezequiel Demonty,
y sueño con un corazón flotando
en el río helado,
y a veces no quisiera ser tan médium,
tan bruja.
Vos decís que todo es político.
Yo respondo que sí,
que todo es político,
que un pibe que no está
es político.
Vos decís que apoyás a gendarmería,
a prefectura, a la policía,
al ejército,
a la coreografía siniestra de las balas.
Yo digo que apoyo la vida,
la de Santiago, la tuya, la mía,
hasta la del perrito al que apalearon ayer.
La foto está en tu muro de Facebook
con un emoji llorón,
justo debajo de los ja ja ja ja
con los que celebrás
que falte un hijo,
un hermano,
un amigo.

Perritos sí, pibes no.

Qué suerte que yo me paro de este lado.

4 comentarios:

  1. Gracias por parar... en ese lado donde la muerte no aporta nada... Me importa nada, o un pepino que sea político o no político, (que lo es, porque hasta la comida es política). Y no comprendo como se puede justificar algo como esto, y si entran dudas, cómo se puede justificar estar vivo, escondido y no ser un hijo mal nacido... Nada justifica la violencia, de las que hacen desaparecer y de las que se hacen el sueco, por lo que dicen algunos que están contento y a buen recaudo.

    ResponderEliminar