martes, 10 de enero de 2017

IANFU


IANFU


Ella lleva la luna cosida a los párpados

y siempre es noche

en sus desnudez lisiada.

Los hombres la tocan

con sus alientos envanecidos de sangre,

la palpan

con sus ladridos de muerte.



Ella abre las manos para que respiren sus úlceras,

cierra las piernas en una ilusión de eternidad

que dura nada.

Los hombres hacen la guerra en el frente

y hacen la guerra en su útero,

trinchera de consuelo que  se desconsuela

en la humedad de una mirada oblicua.

Útero azul

de sal y de agua

donde flotan

pececitos muertos,

labios mayores y menores profanados

por arpones de pólvora.



Ella piensa en el hogar,

recoge sus migajas remotas,

se abraza a un gesto familiar que salvó

como pudo

del dictamen del humo.

Los hombres  refriegan su semen infeccioso

contra el cadáver  de su última sonrisa.

En su boca de niebla

los dientes son flores de cerezo que caen.



Pero no reverdece

y la primavera

jamás le toca el cuerpo.



Durante la Segunda Guerra Mundial, los japoneses establecieron burdeles militares en los países que ocuparon. Miles de mujeres de Corea, China, Japón, Filipinas, Tailandia, Vietnam, Malasia, Taiwán, Indonesia y otros territorios ocupados por las tropas imperiales, se vieron obligadas a prestar servicios sexuales a los militares del ejército japonés. Fueron las llamadas ianfu o comfort women (mujeres de consuelo). Las mujeres jóvenes eran secuestradas de sus hogares o engañadas con falsas promesas de trabajo. Una vez reclutadas, eran encarceladas en confort stations (auténticos prostíbulos) donde eran obligadas a satisfacer la lujuria de los japoneses.




Foto 1: Monumento en homenaje a las "Mujeres de Consuelo" frente a la embajada de Japón en Seúl, la capital de Corea del Sur. ( REUTERS)

Foto 2: Gil Won-Ok, nacida en Corea del Sur, fue usada durante la Segunda Guerra Mundial, como "mujer de consuelo". Siendo aún una niña, fue obligada a prostituirse en burdeles militares para el disfrute de las tropas japonesas. Lleva una insignia en forma de mariposa, símbolo de "The Butterfly Fund", organización que ayuda a las mujeres en todo el mundo víctimas de la violencia sexual en tiempos de guerra. ( REUTERS)

Foto 3: Manifestantes sentados alrededor de la estatua en homenaje a las "Mujeres de Consuelo" frente a la embajada de Japón en Seúl. La protesta se celebró  el 22 de julio de 2015 para exigir una disculpa y una compensación de parte del Gobierno japonés por el daño causado a estas mujeres.  ( REUTERS)

Foto : Hao Yuelian, que también fue "mujer de consuelo", permanece sentada en su cama, sobre la que hay unos dibujos de bebés, en su casa de Taiyuan,en la provincia china de Shanxi. Su hija adoptiva explica que lo peor que le ha quedado a Hao de su experiencia en la guerra es su infertilidad, circunstancia que su familia atribuye al drama que le tocó vivir. Hao fue raptada a los 17 años y usada como esclava sexual durante 20 días.   ( REUTERS)




No hay comentarios:

Publicar un comentario