viernes, 26 de febrero de 2016

TRISTEZA


TRISTEZA



A veces me meto en tu boca

como un aullido.

A veces me arrodillo en tu piel

como una ortiga,

como una mala hierba

que te corta las manos.

Intento explicarte qué es la pena.

Cómo lava los días.



Mi pena de hoy muerde los puños

como las fosas húmedas.

Es el trueno de los huesos que progresan

hasta la punta de la noche.

Mi pena de hoy lleva impregnada

la catadura de la ausencia.



A veces quiero decirte cómo duele

saber crecidos de raíces agrias

los ojos que me amaron.

Haber perdido el rumbo de las rosas,

estar expuesta a todas las espinas.

Mi pena de hoy aguarda en vano

la resurrección de la tierra.

Gime como los vidrios.

Tiembla y no puede llegar a la palabra.

Es una lágrima girando en rebeldía.



A veces quiero acercarme,

clavar mis lanzas

en todos tus caminos.

Pero en tu carne me desnudo como una extraña,

como una mujer rota en los muelles.

Mi pena de hoy es nuestro abismo.



Esto es la tristeza, querido.



¿Dónde está la piedad?




Arte: Michele Lynch


No hay comentarios:

Publicar un comentario