martes, 1 de marzo de 2016

MARIANELA


MARIANELA

“Con tu pincel de luz cierra tus ojos. Duerme. La noche es larga, pero ya ha pasado.”
Vicente Aleixandre



A golpes la ausencia se convierte en recuerdo.

A golpes se vuelve a creer

en la inquietud de los manteles a cuadros,

en la hoguera de colores donde expira la tarde,

en la feliz ignorancia de los perros.

A golpes se reaprende el juego de la vida.



A golpes de jazmín ella regresa

como una hostia pura que comulga

con los embates de la primavera.

Es mucho más que una huella de sangre,

un séquito de huesos calcinados,

un nombre con ribetes de llaga.

Es mucho más que un dolor en el costado

del Dios de las ovejas puras.

Es un relámpago dulce que desmiente

el teatro vacío de la muerte.

El llanto que lava los pies de la memoria.

La boca que sostiene nuestra pulsión de lucha.



La seguimos buscando todavía

en las  esquinas pálidas del sueño.

Y ella sigue soltando su sonrisa,

un puñado de globos o de pájaros,

y vuela más alta que el verdugo,

más alta que el infierno,

tan alta como un ángel.




 Marianela González fue vista por última vez en un centro comercial de Quilmes Oeste, el 8 de noviembre de 2013. Su cuerpo calcinado apareció el 8 de enero de 2014 en un predio utilizado como campo de deportes de un colegio, en la misma localidad.  Marianela tenía 24 años y padecía de esquizofrenia. Su crimen aún continúa impune.



No hay comentarios:

Publicar un comentario