miércoles, 28 de octubre de 2015

LAS SIRENAS


LAS SIRENAS


Las sirenas somos


mujeres a medio camino
entre el capricho  y el naufragio.
Somos un dolor de Andersen,
una estatua en Copenhague,
una maldición griega,
una caricatura de Disney,
un truco de feria.
Tenemos un nudo de peces en la garganta
cuando decimos que sí con la cabeza
y decimos que no con el corazón
(un parpadeo de algas
en la comisura del verano,
una retahíla de caracoles transparentes
entrampada en las palabras).
Nos miramos los pies inexistentes
y nos probamos zapatos de agua.


Las sirenas nunca nos damos por vencidas:
nos damos por pescadas.
Insistimos en devorar anzuelos
(aunque nadie puede atraparnos jamás
porque mentimos demasiado).
Renegamos del mar
pero no podríamos vivir en otro lugar
(necesitamos que las olas nos arropen
cuando llega la noche;
necesitamos el líquido sustento del océano
para esconder nuestras lágrimas).


Las sirenas entorpecemos todas las cosas.
Confundimos  el sueño con la muerte,
el hambre con el dolor
de los  parques  descuidados.


Las sirenas somos mujeres a medio camino
entre el horror y el milagro.
Somos un cuento de nunca acabar,
una pintura de Waterhouse,
un fraude del siglo XIX,
un  guiño crispado,
el personaje secundario
de una  ópera de Wagner.
Tenemos un problema serio
debajo de la cintura:
una mitad de pez que no pedimos,
una súplica de erotismo impracticable.
Las sirenas somos,

mal que nos pese,
una promesa de sexo
naturalmente incumplida.




Obra pictórica:  Lesja Chernish

1º Premio en el 34º Certamen Internacional de Poesía "Plaza de los Poetas José Pedroni", Acebal, Santa Fe (2015)


Poema publicado en el e-book Raquel Fernández - Selección de Poemas , Biblioteca de las Grandes Naciones

6 comentarios:

  1. Eso es... somos de Gilda el guante... de Marilyn la peca... lo que el viento se llevó sin preguntarnos, si queríamos ir o quedar... Lindo mi amiga... Las mujeres tenemos un sexto o séptimo sentido que nos vuelve loca...

    ResponderEliminar
  2. Peces que nadamos en la tierra y mujeres fuertes que cantamos a la vida. Cada renglón es una radiografía de mujer. Un poema de adentro hacia afuera. Brillante. Cariños, Raquel.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo, Raquel, las mujeres somos todo eso y un poco más,abrazos

    ResponderEliminar