domingo, 11 de octubre de 2015

FLORES OSCURAS


FLORES OSCURAS

A Nadia Anjuman


Sentada en el trono audaz de la cintura

Nadia hilvana un poema

con las hebras

de su primera sangre.

Afila  pájaros negros

que se estrellan

contra  el terror de las jaulas.

Hay flores oscuras brotando de su sexo,

flores que esconde a la vista de todos

en un cofrecito de palabras traslúcidas.



Nadia se acurruca en el plato del dolor

y devora

un desolado manjar de arena.

Esconde sus ojos en la madriguera de la lluvia.

Sabe que es primavera y se cansa

de ser dulce para nadie.

Pero en su cofrecito de palabras traslúcidas

las lagañas del desierto son perlas.



Destronada en el golpe

Nadia teje un poema

con los hilos

de su última sangre.

Las flores oscuras brotan de su cabeza.

La Muerte las recoge

y acicala con pétalos y coágulos

su álgida intemperie.



Pero los pájaros siguen vivos

y las jaulas…

¡las jaulas no pueden ser eternas!



Nadia Anjuman nació en Herat, Afganistán, en 1980. Creció durante del período talibán, leyendo a escondidas las obras de Shakespeare, Balzac, Dickens y Dostoyevski, crimen que  se castigaba  con la horca. Obligada por sus padres, contrajo matrimonio con Farid Ahmad Majid, licenciado en Literatura, conferencista de Filología y empleado administrativo en la facultad de Literatura de la Universidad de Herat. En el año 2005, cuando aún cursaba sus estudios, Nadia publicó su primer y único libro,  “Gul-e-dodi” (“Flor roja oscura”), muy difundido en su país, Pakistán e Irán, testimonio poético de la opresión sufrida por las mujeres afganas. Poco tiempo después fue asesinada a golpes por su esposo.





2 comentarios:

  1. Es increìble que existan en este siglo de la CIvilizaciòn episodios tan brutales.Te felicito no solo por el poema sino por el recuerdo de un homicidio absurdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es increíble que aún sucedan estas cosas! Devastador! Gracias por la visita y el comentario. Un abrazo.

      Eliminar