lunes, 4 de mayo de 2015

ANGELITO DE CHARLIE


ANGELITO DE CHARLIE


Vos jugabas a ser un angelito de Charlie,
un angelito glamoroso peleando del lado de los buenos.
“Mirá que hay malos malísimos pero ninguno puede conmigo.
Mirá qué bien juego al tenis.
Mirá qué divina me queda la bikini.
Mirá que yo no quiero ser Sabrina porque no es tan linda
y usa el pelo demasiado corto
y a mí me gusta tener el pelo largo, largo,
como Rapunzel o como Lady Godiva…”
(a  veces te imaginabas cabalgando como la preciosa condesa
y cómo te miraban los hombres,
desnuda debajo de tu pelo). 



Angelito de Charlie, yo no sé cómo hiciste
para que el dolor no te manchara,
para no ahogarte, como Alicia, en tus propias lágrimas,
para conservar incontaminada tu rutina de escuela,
pan con manteca, arroz con leche me quiero casar
y tardecitas caminadas en puntas de pie
porque la abuela dormía la siesta.
Angelito de Charlie, fuiste una heroína con todas las letras
(siempre la más fuerte de las dos):
los malos no pudieron,
la Muerte no pudo;
nadie se comió tus perdices,
nadie te quitó la voluntad de mirar el mundo
con ojos de caleidoscopio.



Vos jugabas a ser un Angelito de Charlie
pero yo creo que eras un angelito de verdad
(a pesar de cómo te miraban los hombres
desnuda debajo tu pelo,
si al final lo mejor de esa fantasía inconfesable
era andar a caballo
y tener el pelo largo, largo). 


Ilustraciones: Mattel Charlie's Angels


2 comentarios:

  1. Siempre entrañable es la autora que se identifica con la inocencia, los juegos y juguetes... Sueña, expresa, poetiza para que se vuelva a la infancia protegida, cuidada, respetada...
    Felicitaciones, Raquel. Cariños.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marita. Hablo constantemente con la niña que fui. Ella está siempre conmigo. Un abrazo!

      Eliminar