domingo, 5 de julio de 2015

DOLOR


DOLOR 



I 

Huelo el pulso acelerado de la muerte 

ascendiendo 

por la dispar inquietud de mis piernas 

y el deseo 

es un cántaro agrietado 

donde las noches que no he vivido nunca 

recuecen sus intrigas. 



II 

Atrapada en las fauces del silencio 

encajo 

en mi sudario agónico de sueños 

los hilvanes  de llanto 

que  salaron 

el ruedo infinito de la espera. 



III 

Un sol de espaldas a mi apremio 

se balancea en el ángulo del cielo 

donde el ayer se encrespa 

abrazado a tu aliento insolente. 

Dentro de mi boca llueven 

preguntas rotas. 

Me cansa buscarte 

entre los escombros. 



IV 

No hay orfandad más terrible 

que saber 

que jamás existió la piel idolatrada 

y que el hambre de luz 

fue suplantado 

por un tajo irascible 

que cercenó la carne  del poema 

y se quedó en mis venas 

infectando la sangre, 

emponzoñando el grito. 



V 

La que olvidaste, 

ésa que se balanceaba su desnudez ardida 

en la punta celosa de tu lengua, 

multiplica su dolor en los espejos. 

Yo, la otra, 

me invento cada día, 

como si jamás te hubiera conocido.




Arte: "Heatherette",  Michele Lynch

Poema seleccionado para integrar el poemario Ver S.O.S. Antología Poética II, Ediciones de Letras, España (2015)


No hay comentarios:

Publicar un comentario