viernes, 8 de mayo de 2015

OBSESIÓN


OBSESIÓN 



Tu boca se aviva,

vacila, 

ondea. 

Suma un eslabón a mi deseo. 

Pequeño juguete 

simulador de luz 

me golpea, 

me incita. 



La tomo en mi mano, 

dispongo la sonrisa. 

Entonces 

descarrilan los trenes, 

los barcos se desbandan

y no sé 

dónde dejé mi cuerpo 

(el recinto errático del sexo, 

su mensaje no dicho). 



Tu boca  me perturba 

y me predice. 

La sonrisa 

se instala en mi cabeza. 

Nunca se va.

Nunca.



Imposible escapar de su conjuro 

con el recurso de la lejanía.



Arte: "Sugar honey vengeance baby", Tania Marmolejo


Poema publicado en la revista "LAK-BERNA" Nº 6


No hay comentarios:

Publicar un comentario