miércoles, 18 de febrero de 2015

ÁNGELES



ÁNGELES

“No comáis a los niños de los otros.
Pues su carne se pudrirá en vuestras bocas bien provistas.”
Joyce Mansour

  
Otra vez te estoy hablando de ella. 

Chicainterrumpida  con una bolsa negra vistiéndole la muerte. 

Chicainterrumpida con  un nudo de peces rojos deshecho ente las piernas. 

Con un hilo de hormigas pavorosas zurciéndole la garganta. 

Interrumpidainterrumpidainterrumpida.



Ella no se tatuó una golondrina en el pubis. 

No tuvo un trabajo rutinario. 

No leyó a Chejov. 

No paseó con su amante por el Puente de Brooklyn 

(ni siquiera en sueños). 

No tuvo un amante.

  

Otra vez te estoy hablando de ella. 

La nena de acá a la vuelta, 

la hija de un amigo, 

la chica que buscaban en la tele. 

Interrumpidainterrumpidainterrumpida. 

Convertida en un objeto para desarmar. 

(para desamar). 

Sentenciada a una habitación sin puertas ni ventanas, 

a una travesía inmóvil, 

a un perpetuo monólogo de tierra. 




Ángeles Rawson desapareció en Palermo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el 10 de junio de 2013 y fue encontrada al día siguiente, asesinada de forma brutal,  en una planta recicladora de residuos urbanos (CEAMSE). La investigación del trágico hecho tiene como único imputado a Jorge Mangeri, el encargado del edificio en el que vivían la adolescente y su familia.  Ángeles tenía 16 años.


Del poemario "Interrumpidas", Publicaciones Entre Líneas (2014)

Gran Premio Primer Concurso Internacional de Poesía “La palabra de mi voz”, Publicaciones Entre Líneas, Miami, EEUU (2014)  

2 comentarios:

  1. La primera vez que escuché algo sobre la interrupción de una vida -asesinato- tenía pocos años... Tan solo escuché decir " la mató de una patada en el vientre" Era su mujer, la madre de dos hijos más, y del tercero que estaba en el vientre de la pobre mujer.... ¿Qué tenía treinta años, algo más? No mucho más... Ella analfabeta, hija de obreros del campo, mujer que no supo ser mujer para ella misma, sino esclava de un trabajo impuesto fuera y dentro de la cama... murió de una patada en su vientre... Ahí tomé consciencia de que, yo sería mujer pero no de nadie, sino propia y que las letras serían mi defensa, y la defensa de mis hermanas, vivas y muertas anticipadamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Experiencias que nos marcan para siempre. Cuánto dolor y cuántas mujeres malogradas!Un abrazo, Carmen querida!

      Eliminar