lunes, 5 de enero de 2015

COMENTARIO SOBRE "INTERRUMPIDAS" POR SUSANA KRIMER


“INTERRUMPIDAS” 
de Raquel Graciela Fernández


Querida Raquel: Me ha costado mucho releerte. Comienzo. Te leo desde el dolor, desde la ternura, desde el desgarro, sintiendo en los huesos que las Interrumpidas me obsequian fuerzas para seguir. 
Por momentos la desesperanza se adueña de tus palabras, cada poema me sangra, quiero mirarlas/mirarte de frente, pero no puedo.
Por raro que parezca, el poemario es de una rara belleza, de esos que tienen luz propia, aunque la realidad/oscuridad me cachetee sin piedad.
El DOLOR es la constante, la variable que no cesa, la que habla de la vida y la muerte, los llantos, la impiedad, lo que finalmente nos une.
El camino es tortuoso, horrible, solo de toda soledad, desgarrador. 
Hemos oído voces, visto caras, cuerpos desgarrados en almas puras.
Tu verbo me urge, nos urge.
Nos pides que oigamos, que palpitemos, que vivamos, pero también nos ruegas por un silencio atroz, por esas niñas que nunca podrán leerlo.
Amiga, poeta, ha sido un placer, hoy nos une el espanto y también la esperanza.





Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir
A.Pizarnik


SUSANA KRIMER

Nacida en Palermo, lectora de profesion, Lic en Ciencias sociales, 37 años de docencia, adoradora de Pizarnik, Cortázar, Delmira Agustini, Alfonsina Storni, entre otros. No me asusta la muerte, me atrapa. Amo a Stephen King y Ray Bradbury. Me fascinan Serrat y Sabina.


Orgullosa hincha de Boca, escribo cuando estoy triste, sólo para mi.


No me considero comentarista literaria, desde mi lugar de ávida lectora, intento expresar los sentimientos que me producen ciertos textos. Ininterrumpidas atraviesa etapas dolorosas aunque con destellos esperanzadores y deviene en un homenaje a la inocencia y entereza para sobrellevar situaciones de extrema tensión.





Arte: "Crucified Woman", Almuth Lütkenhaus (Emmanuel College,Toronto, Ontario Canadá)



No hay comentarios:

Publicar un comentario