lunes, 22 de diciembre de 2014

MARELA

MARELA

"Madre, madre
 vuelve a erigir la casa y bordemos la historia.
 Vuelve a contar mi vida."
Olga Orozco 

Hilada con  primor de araña
la inocencia
labra caireles en los gestos de la infancia:
una mano de tiza y aleteo,
un desliz de rodillas bailarinas,
un suspiro de muñeca ajena.
La inocencia
tiene sus propias reglas,
sus propios sacramentos,
sus  propias verdades jubilosas:
la farolera tropezó
pero alguien la ayudó a levantarse,
el zapatito de cristal era irrompible,
Caperucita nunca fue
el bocado predilecto del lobo.

La inocencia se hace
con sonidos de pan y manteca.

Se deshace con sangre. 




Yésica "Marela" Martínez desapareció en Avellaneda, Buenos Aires, el 19 de octubre de 2003 cuando había salido a comprar un regalo por el Día de la Madre. Fue buscada sin éxito durante cuatro meses hasta que el 20 de febrero del 2004 se halló su cuerpo en el pozo ciego de la vivienda de Héctor  "el Nene" Sánchez, junto con el cadáver de otra niña, Mónica Vega, de 13 años. Ambas habían sido violadas y asesinadas por Sánchez, vecino de las víctimas y condenado por los hechos a prisión perpetua. "Marela" tenía 9 años.



Del poemario "Interrumpidas", Publicaciones Entre Líneas (2014)

Gran Premio Primer Concurso Internacional de Poesía “La palabra de mi voz”, Publicaciones Entre Líneas, Miami, EEUU (2014)


2 comentarios:

  1. Raquel tenía tiempo sin leerte, pero tus poemas me siguen dejando sin aliento. Es una bella manera de rendirles homenaje a esas mujeres que fueron asesinadas, de volver a saber de ellas. Con tus palabras no dolerá tanto. Te amo!

    ResponderEliminar
  2. Albany, querida, es tanta la injusticia que hay en el mundo, es tanto el dolor, que quise hacer algo desde mi humilde lugar, un homenaje, un recordatorio, una llamada de atención. Sé que no voy a cambiar nada, lamentablemente. Pero yo tengo amor para estas víctimas y esta es mi manera de demostrarlo. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar