lunes, 13 de abril de 2015

EDWARD


EDWARD


Tijeras, tijeras, tijeras.
Eso es lo primero en lo que pienso
cuando pienso en la historia
que quiero contarte.


Él era una criatura mágica.
Me tocaba el pelo,
esa maraña incomprensible
de mariposas apretadas,
hierba seca
y shampoo mal elegido.
Me tocaba el corazón
esa galleta dulce demasiado cocida a veces,
poco cocida otras,
siempre apurando los latidos
(yo también era una criatura mágica
porque él me tocaba).


Tijeras, tijeras, tijeras.
Eso es lo primero en lo que pienso
cuando pienso en el pan deshecho,
en las cajas de música que se rompen.


No te voy a contar
cómo termina la historia.
Quedate conmigo danzando bajo la nieve
en pleno febrero.
No te quiero decir
  que yo sigo envejeciendo
mientras  él
(criatura mágica, invocación,
cuerpo declamado en el viento
como un gesto azul de primavera,
cuerpo escrito y reescrito con las letras del sueño)
permanece igual, siempre igual.
  
Con la misma sonrisa
que tenía hace veinte años.



Arte: "Hold me", Alessandra Fusi
Mención Poesía Premio Cem 2014, Cem English, Mar del Plata (2014)

2 comentarios:

  1. tener el poder de cortar... a veces nos lleva a pensar que podemos acabar con los infiernos propios...

    ResponderEliminar