sábado, 14 de marzo de 2015

A MI ABUELA TAMPOCO LE GUSTABAN LAS TORMENTAS


A MI ABUELA TAMPOCO LE GUSTABAN LAS TORMENTAS



Ella tenía la dolorosa costumbre

de no sonreír nunca.

Instalada en su sillón

(un sillón parecido al que usan

los directores de películas de Hollywood)

nos observaba con sus ojos ciegos.

Ella estaba ahí y nosotros

caminábamos la siesta en puntas de pie,

adelgazábamos la voz hasta convertirla

en una mariposa de alas transparentes,

no abríamos la heladera sin pedir permiso,

no teníamos nunca la última palabra.



Ella tenía el corazón en España

y la cabeza quién sabe dónde.

Escondía galletitas Havanna de limón

en el cajón de los repasadores

y era vieja desde siempre,

desde que teníamos memoria

(una vez vi una foto de ella a los veinte,

tenía un largo collar de perlas y un vestido tipo charleston,

y una sonrisa que me perturbó;

parecía una bailarina,

una bailarina festiva,

y tuve miedo de que los años

también me arrancaran la alegría).



Ella me decía mocosa de mierda, algunas veces,

pero era a la única a la que le convidaba

sus galletitas de limón

y a la que le contaba historias de barcos

y sueños,

y cosas que yo no entendía del todo:

¿quién entiende el desarraigo a los ocho años?



Ella, mi abuela,

tenía en el pelo blanco

un olor diferente a todos los olores

(a veces huelo el pelo de  mamá

y es el mismo olor,

mami tenés el mismo olor en el pelo que la abuela,

pero tu abuela se lavaba la cabeza con jabón Seiseme

y yo me la lavo con shampoo,

pero no importa, mami, es el mismo olor,

el mismo).



Tanto correr para que la sangre no me alcanzara

y, al final,

terminé pareciéndome un poco a mi abuela.

Yo también tengo el corazón en otra parte

(en Oz, eNeverlanden Temiscira)

y la cabeza quién sabe dónde.

A veces me olvido de sonreír;

a veces me miro en una foto de cuando tenía veinte

y parezco una bailarina

y me perturba no saber

dónde dejé mis zapatillas de punta.



Nos parecemos, sí, nos parecemos.

Yo escondo galletitas Havanna de limón

en el cajón de los repasadores

y a mi abuela

(la que tiembla a mi lado cuando un relámpago

me parte el insomnio en dos)

tampoco le gustaban las tormentas.





Arte: Fabrice Backes    

1º Premio Poesía 26º Certamen de Poesía y Prosa Concurso Casa de la Cultura Ami Díaz, Jovita, Córdoba (2014)

Poema publicado en el blog  Beatriz  Chiabrera de Marchisone

Poema publicado en la Revista "Palabras Diversas" Nº 51

Poema publicado en El Pregón Literario Nº 142 (15 de enero de 2015), publicación quincenal del Diario Noticias de Pehuajó a cargo del Círculo Pehuajense de Escritores y Lectores

Poema publicado en el e-book Raquel Fernández - Selección de Poemas , Biblioteca de las Grandes Naciones



4 comentarios:

  1. Raquel que bello poema. A veces el recuerdo viene acompañado de lágrimas y risas, qué cosas ¿no? pero aún así es bonito recordar. Bello poema.

    PD: Que ni las tormentas ni nada te robe la risa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Albany Ayer buscaba un tema para escribir, porque tenía necesidad de escribir y no sabía qué, y la tormenta me trajo a mi abuela. A mí me angustian mucho las tormentas, un poco porque pienso en los desamparados y otro poco no sé por qué, algo irracional que, seguramente, heredé de ella. A veces me pregunto si el barco en el que vino de España habrá atravesado una tormenta terrible y eso la marcó, no sé, nunca me lo contó. Sí recuerdo que cuando había tormenta no la dejábamios sola; yo me sentaba con ella y hablábamos. Una de esas veces me regaló un abanico pintado a mano que aún conservo. Me estoy poniendo vieja

      Eliminar
  2. Nunca supe que era tener una abuela cerca... de pequeña mis abuelos emigraron y mi abuela materna murió cuando mi madre tenía 11 años... Mi tía, cuando había tormenta cerraba todas las puertas y ventanas, le deba la vuelta a los espejos y nos metía en la cama... Yo desarrollé algo muy especial... me daba hambre... era el motivo perfecto... me hartaba de pan con chocolate... y desde entonces siempre me pasa... miro las tormentas y entro en la cama si estoy en casa con pan y chocolate... jajaj. Me ha encantado Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan tus recuerdos! Ojalá te vinieras alguna vez a Buenos Aires! Hablaríamos horas, y horas, y horas!

      Eliminar