lunes, 23 de septiembre de 2013

FINAL DEL JUEGO


FINAL DEL JUEGO

“…¿quién me asegura acaso que no juegas a estar, a que te atrapen?” – Olga Orozco


Una lámpara agotada,
exceptuada del amor,

retemblando como una confidencia.

El río vacío,
la mímica del cemento renacido.



Mi corazón es una caja de madera donde guardo

los juguetes para hacer la alegría.

Pero los juguetes están rotos
y la garganta se gasta

en un gemido de arena.



La goma de borrar de Dios
y debajo tu cara que se va.

Parte del aire, parte de nada.
Un nudo más en el revés de mi sonrisa.



Lobo está.


Final del juego.



Arte: Khoa Le


4 comentarios:

  1. Quedo anonadada y anudada a estas palabras que calan hondo. Felicitaciones, Raquel.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar
  2. Y sí. Fuerte... de la poesía que nos "toma" irremediablemente, nos "ocupa", nos plenifica. Gracias por tanto corazón abierto.

    ResponderEliminar