miércoles, 25 de septiembre de 2013

CARTA A TODAS LAS QUE SOY


CARTA A TODAS LAS QUE SOY 

“Me moldeó muchas caras esta sumisa piel,
adherida en secreto a la palpitación de lo invisible
lo mismo que una gasa que de pronto revela figuras
emboscadas en la vaga sustancia de los sueños.”
Olga Orozco



Queridas, 

nada de lo que puedan decir me sorprende. 

De noche no duermo y de día  

arranco la costra de mis heridas 

para que sangren y sangren,  

y los viejos amores sean llagas nuevas 

y nunca cicatricen. 

Ya sé que soy un poco loca. 

De lunes a viernes estoy colgada del teléfono 

marcando números de hombres que no existen 

y los sábados me pinto las uñas de negro

y dibujo cruces en las puertas de las casas 

de todos los bastardos que no quisieron atenderme. 

Los domingos fumo en silencio. 

De noche no duermo.  

(Mr. Sandman, por favor, tráigame un sueño).



Queridas,  

nada de lo que puedan hacer me sorprende. 

Las palabras se niegan a obedecerme.

¿Qué potestad puedo tener yo sobre las palabras, 

si ellas están vivas y yo estoy muerta? 

Muerta e insomne,  

atada con una mueca desgarrada 

a un blister de pastillas que también se niegan a obedecerme. 



Queridas,  

la del vestido gris y la página en blanco, 

la del pelo mal recogido y las mariposas rotas, 

la de las amapolas desbocadas como bestias de seda, 

nada de lo que ustedes puedan decir, hacer, sentir, 

soñar, gozar o padecer me sorprende. 

Las conozco a todas de memoria. 

Las he aprendido a los golpes. 

Ustedes son un poco locas también.  

Y tampoco duermen.  

Nunca duermen.



Nunca.




Arte: "When We Were Three", Shannon Bonatakis



No hay comentarios:

Publicar un comentario