jueves, 8 de agosto de 2013

LA OTRA


LA OTRA

“...Y yo sola con mis voces y tú tanto estás del otro lado que te confundo conmigo...” -
Alejandra Pizarnik



De qué lado del espejo estoy.

De qué lado del espejo está la otra.

Se me complican las manos,

se me pierde el cauce de la boca.

Las dos nos descarriamos

en la inflexión azul de los cristales.

Las dos tenemos alas sesgándonos la espalda.



Ninguna de nosotras se inicia en las caderas.

Yo elevo mi canto de serpiente.

La otra descalabra

la hondonada del pecho.

Ninguna de las dos se salva

de ahogar mariposas en tinteros,

de apacentar las manos

en el cuello del alba.



De qué lado del espejo está la idea.

De qué lado, el mezquino milagro de la vida.

Ese foco infeccioso.

Esa mansa rotura de los brotes,

como si la primavera fuera cierta.



De qué lado del espejo está la herida.

Las dos habitamos el poema.

Se confunden las miradas paralelas.

Se enmarañan las hebras de la sangre.

Yo destruyo papeles.

La otra me describe las palabras.

Ella tiene mis voces.

Las dos nos preguntamos.

De qué lado del espejo se pudre la garganta.

De qué lado, la furia se hace canto.



Cada vez menos yo.

Cada vez más la otra.

He extraviado mi rostro.

El método secreto del vampiro

se alimenta de gestos.



A veces ella se agota.

Sólo queda en mi mano el hueco de su huida.

El espejo no dice más que una.



Entonces sé que me confundí de mujer.






Arte: "Woman Looking Into A Broken Mirror", Jennifer Huls


2 comentarios:

  1. un poema que interpela y que nos puede revolver cogiéndole por donde se coja... la otra -que puedo ser yo misma, con mis dos caras- La otra, como amante que también acompaña en lágrima y suspiros y letras como tú bien dices... siempre me turbó la canción de Antonio Machín... "cómo se puede querer dos personas a la vez"

    ResponderEliminar