lunes, 17 de junio de 2013

ARTE POÉTICA


ARTE POÉTICA


I

Planear el poema como se planea el cuerpo.

Proyectar lo cóncavo y lo convexo.

Dejar que la piel y la palabra forjen

una antología de sudores perfumados.

Recoger en un cáliz alfabético

la rosa florecida de Huidobro

y los jugos perturbados

de la Gran Ramera de Babilonia.

Y saber que el Paraíso no existe y que el Infierno

es la imperturbable realidad:

lo esencial es indecible.



II

Jamás distraerse de la memoria.

Jamás distraerse de la carne.

Pero saber que el poema no habita el minucioso pasado

ni el insondable futuro.

Saber que el poema es hoy, siempre es hoy.

Y que existe una línea muy fina

(de luz, de oscuridad)

entre la carne adjetivada y el desgarro.





1º Premio “El poema que creo”, Biblioteca Pública De Las Misiones, Misiones (2013)


2 comentarios:

  1. así mismo es, cada quien devela su duende y plasma el concepto genuinamente
    me encantó tu poema Raquel, lleva fuerza y aplomo

    abrazos y buen fin de semana
    felicidades por el certamen

    ResponderEliminar