jueves, 28 de marzo de 2013

GORDA


GORDA



Se desnuda.

Pobremente.

(La pobreza de los otros,

la vergüenza desempolvada

en los ojos de los otros).



Una percha defectuosa.

Desolada.

(Una mancha de carne,

la vida inmóvil,

la cara apretada

contra el oxígeno que falta).



Nadie sabe.

Nadie imagina.

Y ella atrapa con un hilo

las palomas movedizas

que rehacen su cintura enorme.

Cuando se desnuda.



A veces

(sola)

se descuelga del cuerpo.

Y lo que sobra

se olvida.


   
Del poemario "La antigua enfermedad del otoño", Ediciones de la Iguana, 2011

2 comentarios:

  1. bello poema a la gorda que todas llevamos dentro


    la imposición de modelos estereotipados de lo que es belleza y sensualidad en occidente es una maquinación aberrante

    besitos y feliz fin de semana Raquel

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, amiga, la mayoría de las personas sólo ve la belleza donde le dicen que la tienen que ver. Tristísimo.
    Un abrazo y gracias por pasar!

    ResponderEliminar