jueves, 1 de noviembre de 2012

MEMORIA DEL SILENCIO



MEMORIA DEL SILENCIO

 A Valeria



I

 Ella no señala

el camino de vuelta

con migajas dispersas

en la doble espesura del recuerdo.

Ella dilapida una brújula callada

entre los pliegues secretos de su historia.

Se fue sin irse y volverá cuando quiera.

Ella sabe que el silencio repercute

en caminos indelebles.

Confía en las estrellas.



II
 
Esta es su pequeña rebelión:

apurar hasta el último sorbo

la copa de niebla que maduró el olvido.

Este es su pequeño sacerdocio:

la invisibilidad.

Este es su pequeño refugio:

su eternidad hecha de pinceladas de desnudo misterio.

 
 
III
 
El tamiz de la vigilia ilumina la palabra.

Insomne,

concomitando sueños que el fuego no deshizo,

el poema jamás escrito

retiene la hora que fue

en su cuerpo celeste.



IV

 Hasta dejar que la lluvia forje

laberintos de luz

en la parcela verde del lenguaje.

Hasta hacer que Dios justifique con su jerga

 la fuga inexplicable

de los animales muertos.



V
 
Lo que no se nombra

pulsa

desde el otro lado del muro.

La espera centrifuga una rosa,

hasta convertirla en un acopio

de vestigios perfumados.

Vivir es desandar distancias

para llegar a la absolución definitiva.

Una lección de luz.



VI
 
Ella intercede

entre el canto y el sigilo

con  su abanico de temblores.

Acaricia el rostro del que fue.

Salmodia el eco de los que no fueron.

Su credencial de vida: la memoria.



VII
 
El mar no es responsable

del uso que los náufragos

hacen del amor.



VIII

 No hay soledad si hay evocación.

No hay sed que no estalle en un aleteo convulsivo, 

ni puerta que no se abra con un pájaro.
 


IX
 
¿Qué se hizo de la hora pasada,

del sobresalto donde la desconocida que fue 

frotaba sus sábanas

contra los muslos amarillos del verano

y desfloraba en sus costados

la coartada impertinente del sol?



X

 Amurallada en la boca del mutismo,

conjugando el verbo perentorio de la tarde,

ella se resiste,

asida al bastión  de lo bello,

a la natural costumbre de morir.





1º Premio Concurso Internacional de Poesía El mundo lleva alas, Editorial Voces de Hoy, Miami, Florida, E.E.U.U. (2012)
 
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario