martes, 4 de septiembre de 2012

DIVIDIDA



DIVIDIDA



Dividida entre la memoria

y la supervivencia

 escucho aún

como la noche suena

dentro de mí,

y escucho las espadas de la lluvia

amputándole las manos

al cielo que tuvimos.

Un cielo que no llegó a paraíso:

se quedó en el ramo de carne celeste

que arrojé una mañana

a un penoso simulacro de olvido,

con cierto cansancio.



Dividida entre el hambre

y las piernas clausuradas

grito “¡Fuego!”

y desayuno cenizas.



Quisiera colgarme de tu cuerpo,

como de una cornisa perversa,

y luego dejarme caer.

Que el látigo del horizonte

me cruce la espalda.

Que la sangre  me lave las esperas.



No quiero dividir mis muertes.

Quiero que se multipliquen

 hasta alcanzarte.



Dividida entre mujer y nada,

intento destrozarme

un poco más

el corazón

y repaso la ruta del gemido.



Dividida entre loba y perra,

pretendo morderte

y te lamo la mano.




Arte: "White thread", Natalie Shau 

3º Premio V Concurso Literario Internacional de Poesía y Narrativa “Alejandra Pizarnik” 2012, Grupo Alternativa, Cañada de Gómez, Santa Fe (2012)



2 comentarios:

  1. Esa memoria que nos permite sobrevivir. Hermoso poema, amiga. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Fernando. Es un poema algo viejo, pero fue recientemente premiado en Santa Fe. Un abrazo.

    ResponderEliminar