miércoles, 4 de julio de 2012

EL POETA SE QUEDA


EL POETA SE QUEDA



El poeta le suelta la mano

a la golondrina.

Le deja puesto el vuelo.

Se queda con las alas.

La tierra canturrea su romanza de polvo,

el monte se pronuncia.



El poeta no es rueda,

no es viaje, no es partida.

Es la raíz que horada

la piel de la memoria,

las recíprocas manos promulgadas

por una mariposa evanescente.

Es el látigo verde que se estira

como un suave bostezo

de clorofila indócil.

El ojo que parte tras la huella

del animal cansino.

La quemazón dorada del verano.



El poeta le suelta la boca

a la golondrina.

Le deja puesto el cielo.

Se queda con el canto.

El labio de la noche se humedece de estrellas,

la luna se propaga.



El poeta no vuela,

no fluye, no se esfuma.

Es uno con el suelo,

es uno con su casa.

Con su monte, su gleba, su raíz, su destino.

Su gente. Sus asombros.

Sus cosas familiares.

Elige ser la vida que se gasta entre amigos,

la flor que no se excede,

la trova enamorada.

Elige que la tierra le duela en los costados

como un beso de Cristo.



El poeta le suelta la ruta

a la golondrina.

Le deja puesto el viento.

Se queda con el verso.

El milagro le besa el ruedo a la palabra,

la rima se divulga.



La golondrina migra,

el poeta se queda.

Se queda con el agua,

con la copla y el cerro.



El poeta se queda.




Arte: "Merlo, San Luis", Tomás Fidel Guzmán 

Premio 1º Concurso "Antonio Esteban Agüero, Poeta del Arraigo", Gobierno de la Provincia de San Luis,  Municipalidad de Villa de Merlo y Comisión de la Casa Museo “Antonio Esteban Agüero”, Merlo, San Luis (2012) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario