domingo, 26 de junio de 2011

PRIMAVERA DE A PIE


 PRIMAVERA DE A PIE

“La guerra terminaría si los muertos pudiesen regresar.” - James Baldwin



Había que bailar y vos bailaste.

Fuiste la torpeza

de no saber dar el paso redentor.

Bailaste como un ciego.

Con el corazón de lo deforme.

Con la deformidad de tus cuatro paredes solas.

La primavera siempre de a pie.

Y lo demás, quién sabe.



Ahora nos toca bailar a nosotros.

Pero tenemos los pies enredados en la lluvia.

Damos un giro defectuoso

y nos clavamos en la carne abierta

los verbos que no tuvieron tiempo.



Me aprieta la garganta no saber

quién te cerró los ojos.

Me aprieta la garganta este apedrearnos

con lo poco que queda.

Una pedrada y soy

la boca del vacío.

Otra pedrada y soy

la que acaricia al animal moribundo.

A quién van a despellejar primero.



El que quiera matarme que me quite la palabra.

Para que no logre completar

este círculo de sangre vinculada,

esta celada amniótica

que nos devuelva al principio de la historia.



Doy un paso al costado de tu cuerpo.

Doy un paso al costado de la memoria

que no supiste sanar.

Repesaste tu vida

para la muerte

y sé que me tomaste de las manos.

Cuando tenías cinco años, hermanito

y yo te daba esperanza.

Esperanza de qué.



Pobrecito.

Pobrecita yo, que nunca supe tejerme la trinchera.

Yo también tengo piedras.

Pero las mías

me llueven en la boca.



Quién soy yo para arrojar la primera.

Quién.



Arte: "Little Sad Boy IV”, Toon Hertz

Del poemario "Hermano", El Mensú Ediciones, 2011
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario