martes, 20 de marzo de 2012

RACCONTO


RACCONTO 



Hubo un roce de piernas atrevidas 

debajo de la mesa, 

copas de vino entrechocando el aire 

y besos apurados, 

una exceso de gozos y de mieles, 

un zodíaco celeste de gemidos, 

una canción que derrotó a la muerte 

por un breve segundo. 

Hubo un  amor que supo despertarme 

de mi sueño incólume de princesa 

y un arrebato que tiñó los días 

con el púrpura ferviente del deseo. 

Hubo una historia escrita con la boca, 

con la piel, con el celo, 

con la prisa 

de todos los sentidos. 

Hubo una virgen que rasgó su manto 

y coronó su sexo con estrellas.


Queda poco de lo que hubo. 


Quedamos nosotros. 

Yo, mordiendo los secretos medievales 

que aún me ensucian la boca. 

Él, que me mira en silencio 

y no comprende 

por qué lloro cuando hacemos el amor.




Arte: "My Blood Is Tasteless", Margarita Surnaite


No hay comentarios:

Publicar un comentario