domingo, 24 de abril de 2011

MI AMIGA SE FUE


MI AMIGA SE FUE

A Beatriz



Mi amiga se fue.

Se olvidó el bolso.

Se olvidó las llaves.

Se olvidó de dejar la mesa tendida

para que los cuatro puntos cardinales de su historia

comieran de la ausencia.



Mi amiga se fue

y se llevó lo cantado.

Cerró la puerta silenciosamente

y le dio la espalda a una madrugada estéril,

a un día que apenas comenzaba

y ya tenía una barba larga y desprolija,

y un café insípido enfriándose en lamentables vasitos de plástico.



Mi amiga se fue

y, la verdad, no la culpo.

Soportó demasiado.

Soportó dejar de ser una mujer

y convertirse en un pájaro lisiado.

Soportó los arpones de humo en su garganta

y las salpicaduras de agua bendita

de algún bienintencionado que no sabía

que Dios está en otra cosa,

siempre está en otra cosa.



Mi amiga y yo fuimos

dos abejas que se tocaron en el aire del verano.

Nada más.

Pero sigo pensando

qué va a hacer esta mujer sin su bolso,

sin un cepillo para peinar su largo cabello rubio,

sin un lápiz.



Mi amiga se fue.

Ya desmantelaron su cama,

ya lavaron los harapos de ese cuerpecito triste,

que también dejó olvidado.

Se llevó lo cantado.

Se llevó todo lo que quedaba por cantar.



Se fue.

Mi amiga.

La que escribía poemas.



Arte: "Hope", Lori Earley 

2º Premio “Concurso de Poesía y Narrativa para Adultos”, SADE Seccional Surbonaerense, Bs. As. (2011) 


2 comentarios:

  1. Cuánto sentimiento despliega este poema.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa Lía! Mi amiga Beatriz era maravillosa. La extraño cada día. Un abrazo.

      Eliminar