domingo, 11 de diciembre de 2011

DANIEL


DANIEL

“Yo te he querido como nunca.
Eras azul como noche que acaba,
eras la impenetrable caparazón del galápago
que se oculta bajo la roca de la amorosa
llegada de la luz.”
Vicente Aleixandre 
 


Él era una serpiente leve,

un veneno amable.

La gota que rebalsaba el vaso.

Casi sin quererlo.

Casi sin saber qué hacer

con sus gestos de agua.

Iba y venía.

Una mariposa de metal

con tierra en los labios.

Con la garganta fría

diciendo siempre

la última palabra.

La luz lo hacía llorar,

pero no lloraba nunca.


 
Él era el rincón

donde los sonidos se gastan.

Los dedos huyendo como látigos,

como arañas vivas.

Sus ojos repetían lagunas.

Algo había en esa humedad lenta

que nunca pude tocar.


 
No sé si creía en mí.


 
No sé si creía. 



Arte: "Little Sad Boy", Toon Hertz

Del poemario "Hermano", El Mensú Ediciones, 2011

1º Premio Poesía Certamen Literario 2011, Biblioteca Popular “Bernardino Rivadavia” y   Centro Regional Castellano-Leonés de Tres Lomas, Tres Lomas, Bs. As. (2011)

3º Mención Poesía Concurso Letras Argentinas de hoy 2011, Editorial De los Cuatro Vientos, Ciudad de Bs. As. (2011)
   

2 comentarios:

  1. Cuanto cuesta saber o sabernos... creernos o hacer que nos crean... Él fue siempre ese veneno que pudo curar el dolor y la soledad... pero que hoy no hubiese dejado crecer lo que soy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu elección fue sabia, y te admiro por ella, Carmen querida. Un abrazo.

      Eliminar