domingo, 1 de enero de 2012

LA MAÑANA


LA MAÑANA



I

Esta es la mañana,

abierta

como un bostezo.

Una brisa pálida

va,

viene,

desarregla

las piedras del camino.

Esta es la mañana,

con sus arterias verdes

segregando

insectos que cantan.



II

Puedo acostumbrarme al silencio

si tiene

la forma de una nube.

Puedo acostumbrarme a la voz de Dios

si es apenas

un murmullo con los pies enredados

en las largas cabelleras de los molinos de viento.



III

La mañana

no propone límites.

Brota

como una flor o como un hueso.

Transparente.

Galopando en la inocencia de las bestias.

En su árida ternura.



IV

Cuando todo es verde

y está de rodillas,

Dios se acerca como un tigre

con un pájaro entre los dientes.

Se parece a los gatos que yo amaba.

Todo el cielo en los ojos.

La pulsión feroz de rebelarse

contra un grito de sangre.

Y estar vivo.


Arte: Andrei Belichenko   

2º Premio Poesía 23º Certamen de Poesía y Prosa Concurso Casa de la Cultura Ami Díaz,  Jovita, Córdoba (2011)



No hay comentarios:

Publicar un comentario