miércoles, 7 de diciembre de 2011

AQUÍ TE AMO


AQUÍ TE AMO

"Aquí te amo y en vano te oculta el horizonte".
Pablo Neruda



Aquí te amo.

Aquí.

Te amo en un poema viejo de Neruda

(aunque los poemas jamás envejecen,

siempre son verdes y frescos,

como lo era yo cuando me trasuntaba

en una enredadera que crecía entre tus piernas

y regresaba al amor con mi rodaja de grito

y mi copa de vino vacía

para que la desbordaras

con tu balanceo erótico y agudo).



Aquí te amo.

Sin muelles que se mueren por la tarde

ni anclas herrumbradas;

sin barcas que parten desde el centro

exacto de mi ombligo

para atracar, felices,

en el puerto tangible de tu sangre.

Te amo en una casa que es pequeña,

que tiene ventanas imperfectas

abiertas siempre a un paisaje extraño:

almas humedecidas y carteles

donde una mano ignota ha pintado tu nombre,

y palomas de alambre que se enredan

en las hebras rebeldes de mi pelo

cuando la luna cae de bruces

sobre el rostro extenuado del sueño.



Aquí te amo.

Aquí.

Te amo en mi celda de clausura,

en mi temblor de rodillas calcinadas

por tu paso fugaz de viento norte,

en mi boca demolida

y en el llanto frío de mis dientes

mordiendo la rosa que no llega.

Te amo en el retablo simultáneo

de mi vientre y mi cintura,

en mi toga de adioses,

en mi tácito espejo triturado,

en mi avaricia de polen y rocío.



Aquí te amo.

En el escarpado desasosiego

de saber

que te debo y me debo una noche,

y aceptar que jamás

-jamás-

voy a verte dormido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario